Viaje al centro de la escena

Uno de los mayores alicientes que tuvo mi aventura como crítico de teatro en las páginas del periódico El Nuevo Herald fue poder disfrutar del trabajo de los diseñadores de escenografía y vestuario Jorge Noa y Pedro Balmaseda. Cada visita a una sala para ver un nuevo espectáculo en el que ellos estaban involucrados fue una ratificación de su talento y de su creatividad. Durante esos años, pude valorar las excelentes propuestas de este binomio para montajes de obras de épocas y estilos muy diferentes: desde el colorido y desenfadado homenaje a la commedia dell’arte en Los intereses creados hasta la sombría y ambiciosa aproximación al mundo del boxeo profesional en Filo al fuego.

Experiencias como esas, sumadas a trabajos suyos apreciados posteriormente, me han convencido de que Noa y Balmaseda entregan en sus proyectos algo más que hermosos e inteligentes diseños teatrales: nos ofrecen una lectura personal y profunda de cada una de las obras dramáticas a las que se enfrentan. Ese es el verdadero “sello” de dos creadores que se distinguen por su admirable versatilidad expresiva: la capacidad para traducir lo medular de los conflictos y de la sicología de los personajes a un sugestivo lenguaje de formas, volúmenes y espacios, en el que el color, la textura y la perspectiva suelen devenir protagonistas.

Con una notable libertad de códigos y registros artísticos, estos incansables demiurgos transitan, en un constante y enriquecedor ir y venir, del barroquismo y el colorido a la austeridad y el monocromatismo; de lo monumental a lo íntimo; de la mirada realista a la fantástica… Encontrar sus nombres asociados a una puesta en escena es la mejor invitación a acudir al teatro, un reclamo al que resulta difícil sustraerse. Con esta muestra retrospectiva, que sintetiza su exitosa trayectoria en el diseño de escenografía y vestuario, Noa y Balmaseda nos convidan a acompañarlos en un singular y deslumbrante viaje al centro de la escena.

Nota escrita para el catálogo de la exposición de diseños de escenografía y vestuario Viaje al centro de la escena, presentada por Jorge Noa y Pedro Balmaseda en el Koubek Center, Miami, en julio de 2013.

El León, la Domadora, Mapa Teatro y yo

Para hablar de El León y la Domadora y de mi experiencia de trabajo con Mapa Teatro debo comenzar diciendo que llegué a vivir a Bogotá en abril de 1994, justo en los días en que Rolf y Heidi Abderhalden estaban poniendo en escena Horacio, obra interpretada por un grupo de reclusos de alta peligrosidad de la cárcel La Picota, en el escenario del Camarín del Carmen, como parte del Festival Iberoamericano de Teatro de ese año. Pero entonces yo estaba recién aterrizado y, aunque no era mi primera visita a la ciudad, no estaba al tanto de cuál era el teatro colombiano que valía la pena ver. Así que me perdí ese ya mítico montaje de Mapa Teatro.

En realidad, mi vínculo con los Abderhalden fue, inicialmente, de carácter afectivo. La colaboración profesional surgió como algo colateral. Un día de 1995, cuando se preparaban para montar su lectura de La Orestea, de Esquilo, me pidieron que trabajara con ellos en la dramaturgia. No sé si mi trabajo les serviría de mucho o no, pero lo cierto es que para mí fue una sorpresa adentrarme en su proceso creativo y ser testigo, paso a paso, del nacimiento de ese inquietante espectáculo-instalación que se presentó en un ruinoso sótano.

Continue reading

Recuento cultural del 2012 (un resumen muy personal)

El primer día de un nuevo año es un buen momento para mirar atrás y hacer un resumen de algunos encuentros significativos que nos depararon los libros, los teatros, los cines, los discos y los museos. He aquí cinco experiencias culturales del 2012 que, por distintos motivos, fueron gratificantes para mí.

Continue reading